El Gobierno Central comenzó la tarde de este martes en San Francisco de Macorís, provincia Duarte, el plan de seguridad denominado Mi País Seguro a través del cual buscan retirar de la población civil las armas ilegales.

El acto, encabezado por la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, y el ministro de Interior y Policías, Jesús -Chu- Vásquez, fue desarrollado en la Universidad Autónoma de Santiago (UASD), extensión San Francisco de Macorís.

La vicegobernante se mostró confiada de que la implementación de ese plan dará resultados positivos para disminuir los hechos delictivos y criminales en otras demarcaciones, tal como asegura, sucedió en Cristo Rey, Distrito Nacional, donde empezó el programa.

Explicó que los esfuerzos del Estado están dirigidos, además de la reforma policial, la reducción de las armas ilegales y el aumento del patrullaje, a la implementación de programa de orientación, capacitación y de construcción de obras.

Chu Vásquez explicó que San Francisco de Macorís fue tomado como modelo para esta segunda intervención debido a que las estadísticas de la provincia Duarte indican que el 70 % de los hechos delictivos que se registran en la misma corresponden a ese municipio.

Agregó que el 89 % de los homicidios en la provincia también son en San Francisco de Macorís.

Sobre el plan

Vásquez anunció que como parte de las acciones para enfrentar la criminalidad y la delincuencia en esta fase serán intervenidos cuatro sectores que son: Pueblo Nuevo, Santa Ana, San Martín y Vista al Valle.

El ministro de Interior y Policía indicó que habilitaron dos puntos para recibir las armas de fuego. Uno ubicado en el centro de recepción del barrio Santa Ana, en la calle Tavares esquina Guzmán Abreu, donde funciona una ONG de lucha contra las drogas, y el otro en el club Nuevo Renacer de San Martín.

Chu Vásquez informó que 1,193 armas de fuego han sido entregadas de manera voluntaria desde que comenzó el plan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

15 + 8 =