Por Dr. César Mella, Psiquiatra. A petición de mis lectores a propósito de la movilidad social y económica por vía de la política.
Creo haber leído que Gabriel García Márquez ha utilizado la frase “Cuando éramos pobres e indocumentados”, queriendo decir, que en determinados momentos de la vida cuando no teníamos dinero ni muchos documentos que mostrar, nuestra existencia estaba acompañada por la felicidad.
“El amor y el interés fueron de paseo un día y más pudo el interés que el amor que se tenían”, queriendo expresar, intuyo yo, que el dinero se impone a los sentimientos…
Ahora le pregunto al lector: ¿cuántas amistades que usted conoce se han distanciado, otras, destruidas por culpa del dinero?
Observo que en la sociedad dominicana, los ascensos económicos de algunos sectores e individuos no están relacionados con herencias,  con trabajo digno de muchos años o por tener la suerte de ganarse la loto, por el contrario, el enriquecimiento se produce por vínculos directos o indirectos con el narco; participación en los “negocios”  que derivan de posiciones o vínculos políticos o, diferentes inserciones con  el bajo mundo y transacciones tórpidas.
Cuál es la repercusión que observo en la relación de pareja; en las amistades, y sobre todo, en la conducta del nuevo rico  que se hace de fortuna a la carrera?
Cambian el vehículo por uno del año, pero, todos los años.
Procuran inscribirse en uno o más clubes sociales. Se ha dicho que buscando legitimarse con grupos dominantes o “codearse con los blanquitos”.
En el caso de los hombres, se agencian a una o más amantes.
Procuran actualizar o conseguir una visa Norteamericana.
Este documento es un símbolo de que “usted anda por la derecha con los Gringos”.
Los amigos de infancia son evitados y se juntan con gente de apellidos sonoros, de lo cual hacen galas.
El patrón dietético, la vestimenta y los rituales de embellecimiento personal  se hacen más costosos y exclusivos.
Cambian a los hijos de colegio, pero su relación matrimonial entra en crisis.
Crean una fundación,  habitualmente con su nombre, “sin fines de lucro”.
Se tornan prepotentes y dan la espalda al barrio o provincia de origen.
Habitualmente portan más de un arma de fuego y pagan uno o varios “agentes de seguridad”.
Como la educación formal no se adquiere con dinero ni aceleradamente, los círculos de clase en donde este personaje se codea expresan: “el que nació para dulce de coco no pasa de piñonate”.
Esta frase la escuche en el Country Club, cuando un perfumado personaje, al referirse a un nuevo miembro , se le  criticaba acremente, con la siguiente observación:  ““tu vez como ese joven mezcla el brandy  con café y coca cola?”.
Yo se que es difícil, pero quiero aconsejar a los nuevos ricos: humildad.
Que se pongan a estudiar y paguen la mejor educación  de sus hijos.
Que entiendan que aunque los ricos de verdad, los inviten a su mesa, siempre recuerdo una frase lapidaria de mi abuelo Don Baudilio Mejia cuando expresaba: “ Mi nieto cuando usted vea al blanco (rico) y al negro (pobre) sentados  en una mesa de un exclusivo restaurant, piense que el blanco le debe al negro o es éste (el  negro) , el que va a pagar la cuenta”…
Compartir
Artículo anteriorViolencia de género, o degradación de todo, es la cuestión Por El Nacional
Artículo siguienteLa izquierda en el 2023
Jenchy Suero Jesús Antonio Suero Castillo (Jenchy Suero), nació en San Juan de la Maguana, catedrático universitario, comunicador, economista y abogado. Ha dirigido diversas entidades profesionales y organizativas de la sociedad, etc. Jenchy Suero, conduce y produce el programa televisivo: “Primera Hora” y conduce “Panorama Social, ambos cada día de lunes a viernes en la televisión de Santo Domingo República Dominicana.