Santo Domingo RD.- El Gobierno instó a los taxistas de la plataforma UBER a “detener todas las actividades en los entornos de aeropuertos, mientras no sea aclarado el conflicto” que los tiene enfrentados a empresarios del transporte tradicional en la zona turística de Bávaro-Punta Cana.

El gubernamental Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) pidió a Uber que informe “a todos sus asociados la necesidad de no prestar estos servicios, mientras la situación regulatoria de toda la empresa no sea aclarada con las autoridades”.

Una comisión encabezada por Intrant, la Policía Nacional y el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) se reunirá con UBER y los empresarios del transporte de Bávaro-Punta Cana “para garantizar la seguridad y el orden”.

Agregó que el Gobierno “está totalmente comprometido con el cambio y los avances, pero siempre bajo el marco de la ley y la regulación” y que es “competencia del Intrant y deber de la plataforma realizar todos los pasos necesarios para regularizar las actividades de sus asociados en el país, con el fin de mantener el orden, la paz y la competencia”.

Los requisitos que la ley exige para realizar las actividades económicas, “tanto a nivel corporativo como fiscal, laboral y migratorio de la empresa, sus asociados y empleados”, debe complementarse con “el orden y garantizar que todas las actividades económicas y comerciales se desarrollen de manera legal y a la vez permitiendo una competencia sana que genere oportunidades para todos”, remarca la nota.

Advirtió que “para el presente Gobierno es inaceptable la alteración del orden, y todo aquello que ponga en riesgo la seguridad de los turistas y nacionales”.

Uber comenzó a operar en la República Dominicana en 2015 y dos años después el Parlamento aprobó una ley para regular los servicios privados de transporte de pasajeros, que sirvió para dar amparo legal a la actividad de la plataforma.

El pasado agosto, Uber comenzó a ofrecer servicios en Punta Cana y Bávaro, la principal zona turística del país, después de haberse implantado en Santo Domingo, Santiago y Puerto Plata.

Tras el comienzo de las operaciones de la plataforma en Punta Cana se han registrado varios incidentes en la zona, en los que grupos de taxistas han acosado a los conductores de Uber, llegando a registrarse varias agresiones.

El Intrant reconoce que “se han verificado enfrentamientos entre empresarios del transporte en las zonas turísticas, que por años han sido parte fundamental de la cadena de valor, y los socios conductores de Uber”.