Al menos 17 personas han muerto y 38 han recibido atención sanitaria después de haberse intoxicado tras ingerir un alcohol adulterado que había sido vendido sin control y sin registro sanitario en tiendas de dos provincias ecuatorianas: Santo Domingo y Los Tsáchilas.

Concretamente, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador ha informado de nueve fallecimientos en la provincia de Esmeraldas, en el norte del país, así como de otras ocho muertes en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, cien kilómetros al oeste de Quito, la capital. Los fallecidos son 16 hombres de entre 25 y 84 años de edad y una mujer en ese mismo rango.

Además, 16 personas están siendo atendidas por intoxicación en centros médicos de Esmeraldas y otras 39 en la provincia de Santo Domingo, según ha detallado la cartera de Salud en un comunicado.

“Esta cartera de Estado hace un llamado de corresponsabilidad a la ciudadanía para evitar el consumo de alcohol de dudosa procedencia que no cuenta con los permisos necesarios. El alcohol metílico es una sustancia tóxica que puede ocasionar graves consecuencias, incluso la muerte”, ha recordado el organismo.

El Ministerio ha señalado además los síntomas clave de intoxicación: visión borrosa, náuseas, mareos o dolor abdominal. “En el caso de evidenciar síntomas relacionados es importante acudir al centro de salud más cercano”, ha advertido.