En su primer día completo como presidente, Luiz Inácio Lula da Silva se reunió el lunes con jefes de Estado latinoamericanos, lo que refleja el deseo de la región de que el país contribuya más en el escenario internacional.

El predecesor de LulaJair Bolsonaro, rara vez viajó al extranjero o recibió visitas de jefes de Estado, y cada vez se encontró más aislado.

Sin embargo, líderes regionales viajaron a Brasil para dar la bienvenida al regreso de Lula en su tercer periodo como presidente.

La primera mitad del lunes, Lula se reunió con los presidentes Alberto Fernández de ArgentinaLuis Arce de Bolivia y Guillermo Lasso de Ecuador, y dentro de unas horas tiene programado reunirse con Gabriel Boric de Chile y Gustavo Petro de Colombia. Otros jefes de Estado también viajaron el domingo a la capital, Brasilia, y felicitaron a Lula por su investidura.

“Fue un símbolo muy poderoso del deseo en la región de que los líderes quieren que Brasil regrese”, según Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas, una universidad. “Los líderes latinoamericanos quieren un Brasil activo y comprometido”.

La tarde del lunes, Lula tiene programado reunirse con Wang Qishan, vicepresidente de China, que es por mucho el principal destino de exportaciones de Brasil. Aunque Bolsonaro redujo sus ataques contra China en la segunda mitad de su gobierno, es importante para China dialogar con el gobierno de Lula para asegurar que el país más grande de Latinoamérica sigue siendo un socio leal, dijo Stuenkel.

Lula recibirá después al presidente de Angola y representantes de Cuba, Venezuela y Perú.