El presidente republicano se compromete a una transición de poder “ordenada” tras los actos violentos que acabaron con cuatro muertos