Santo Domingo.- El presidente Luis Abinader promulgó este lunes la modificación a la Ley de Proindustria, que procura incrementar la competitividad de la industria nacional, fortalecer las cadenas de valor y estimular las exportaciones nacionales a través de una serie de medidas orientadas a la renovación y modernización del sector manufacturero nacional.

Esta nueva ley modifica los artículos 4, 9 y 17 de la ley 542-14 sobre Innovación y Competitividad Industrial y a partir de ahora se extiende por quince años los incentivos fiscales contemplados en la misma.

Además corrige distorsiones fiscales, hará más fácil producir, estimulará las exportaciones de la industria local, permitirá la compensación del pago del impuesto a la transferencia de bienes y servicios (ITBIS) y facilitará el encadenamiento productivo entre el sector industrial y las zonas francas, lo que deberá de reflejar mayor ventas de las industrias locales a las zonas francas instaladas en el país que a la fecha importan más de US$3,600 millones de dólares anuales en insumos para su producción.

El presidente Abinader firmó el documento y entregó ejemplares a los empresarios del sector industrial de la República Dominicana.

Esta nueva ley procura sustentar la competitividad y motivar la innovación en las micro, pequeñas y medianas empresas locales para lograr el posicionamiento de la producción nacional en los mercados internacionales.

El ministro de Industria y Comercio, Víctor -Ito- Bisonó, en unas breves palabras destacó el interés del presidente Abinader en favorecer al desarrollo y el crecimiento de las industrias en el país, “esto es precisamente lo que el presidente quiere, que sean las micro, pequeñas y medianas empresas del país, las que se beneficien con esta ley.”

AIRD: paso fundamental para reactivar industria dominicana
De su lado, Celso Juan Marranzini, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), indicó que esta ley abre puertas a nuevas inversiones, a la reinversión de utilidades y fortalece el camino hacia la transformación de la industria dominicana.

Destacó que, “en definitiva, es una señal positiva que indica con claridad de qué se habla con la declaración de la industrialización como una prioridad nacional”.

Resaltó que se trata de un paso fundamental para reactivar las empresas que conforman el sector manufacturero, incluyendo las Pymes, en la generación de más empleos formales, especialmente en estos momentos tan delicados que vive la economía mundial a causa de la Covid-19.

Incentivos de la ley a industrias calificadas
Esta ley, sobre Competitividad e Innovación Industrial, permitirá a los industriales reinvertir sus utilidades y descontar las mismas del pago del impuesto sobre la renta, o sea que permite descontar lo invertido en maquinarias nuevas en el ejercicio fiscal del año anterior hasta un 50% de la renta neta imponible, también contratar consultorías internacionales en materia de innovación sin retención de impuestos del ISR al consultor internacional e importar materias primas, maquinarias y bienes de capital pagando solo el 50% del ITBIS ante la Dirección General de Aduanas.

Esta pieza legislativa será una herramienta para incentivar la producción en el país, propiciando las condiciones necesarias para promover la modernización y la renovación en la industria nacional a través de la corrección de distorsiones fiscales que limitaban la competitividad de nuestros sectores productivos.

En ese sentido, el texto señala de forma específica los tipos de materias primas, maquinarias y bienes de capital cuya renovación y modernización se incentiva, evitando además que los beneficios contemplados para el sector industrial sean canalizados y utilizados para otros fines.