Con el arribo al país de una treintena de nacionales por el Aeropuerto Internacional de las Américas culminó la odisea que los mantuvo varados en Guatemala desde el pasado viernes.

Por instrucciones del presidente Luis Abinader y el canciller Roberto Álvarez, el viceministerio para Asuntos Consulares y Migratorios gestionó el regreso al país de estos dominicanos.

En una nota de prensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que inmediatamente la embajadora dominicana en Guatemala, Sara Paulino, notificó la situación, el viceministro Opinio Díaz se puso en contacto con el embajador de ese país en República Dominicana, Javier Zepeda, y con ejecutivos de la línea aérea Arajet para iniciar el proceso que concluyó con el arribo al país.

La empresa aérea realizó una operación especial en un vuelo que venía al país desde Costa Rica y que hizo una escala humanitaria en Guatemala para traer a estos dominicanos sin costo.

En representación del viceministro Opinio Díaz, estos dominicanos fueron recibidos a su llegada al país por la directora de Asuntos Migratorios, Jadhel Herrera; y la encargada del Departamento de Trata y Tráfico de Personas, Mayrellis Paredes.

“República Dominicana es respetuosa de las políticas migratorias de todos los países y reconoce el derecho que tienen de admitir el ingreso a sus territorios”, destaca la nota de la Cancillería.

“Nos tienen aquí sin comida, sin dormir y sin bañarnos”, denunció una mujer dominicana antes de que el asunto se resolviera.

Autoridades del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) informaron que los dominicanos no fueron aceptados para su ingreso por diversas causas.

Detallaron en un comunicado que uno de los dominicanos tiene una orden de captura vigente en su país, dos presentan antecedentes criminales y el resto de personas “no cumplieron con los requisitos establecidos por inconsistencias durante la entrevista”.

Durante 2022, Guatemala ha inadmitido el ingreso de 1.030 dominicanos, que representan el 40 % de los 2.629 extranjeros que fueron rechazados en las aduanas del país centroamericano