Santo Domingo, RD.- Hace más de 30 años que el sargento Aquilino Gonell llegó a los Estados Unidos junto a sus padres con el propósito de buscar mejores condiciones de vida. Pero al llegar a suelo americano nunca pensó en las barreras que tendría que superar para convertirse en un orgullo para su familia. 

El dominicano, nacido en el sector Guayubin, provincia de Monte Cristi, salió de su tierra natal a los 12 años de edad, dejando atrás su infancia para iniciar el camino de méritos que hoy ostenta.

“Al principio fue difícil. Llegar y no saber el idioma se convirtió en el primer problema para enfrentar mi nueva realidad. Los cambios son amargos en su inicio y adaptarse a eso conlleva disciplina para poder sobresalir”, comentó Gonell sobre los escollos que tuvo que superar.

El oficial que se asentó en Brooklyn, Nueva York, narró que no solo tuvo que adaptarse y aprender “cosas técnicas” como el idioma, sino también vivir en sangre propia la discriminación. “En parte hay discriminación y también te niegan las oportunidades”, aseguró.

En busca de mejorar su nivel educativo y cambiar el estilo de vida que tenía, entró al Ejercitó del país en el año 1999, institución en la que duró ocho años sirviendo a la patria americana.

“Tuve la necesidad de buscar para dónde coger…  Cómo mejorar mi vida y tener una mejor educación. Ahí fue que determiné que ese era el mejor camino que me ayudaría a sobresalir y a progresar”, relató sus primeros pasos para lograr ser un oficial de renombre.