SANTO DOMINGO, R.D.-  El reciente triunfo de la adolescente de 15 años, Keren Montero, en el programa Dominicana’s Got Talent, la adaptación criolla del formato internacional que ya anunció su tercera temporada, ha hecho que los televidentes se pregunten cómo son los contratos de los ganadores y por qué muchos de ellos no logran despegar sus carreras, a pesar de la popularidad que tienen durante la emisión del show.

Aunque esto es multicausal y no se puede generalizar, la realidad es que, en la mayoría de los casos, tiene que ver con el tipo de acuerdos a los que llegan con las compañías.

Empecemos por los más polémicos. En el 2005, la entonces niña dominicana Elizabeth Suárez, de 13 años, se impuso a representantes de Latinoamérica en la final de Código Fama Internacional. De acuerdo con el contrato que hizo público de la hoy madre, a la ganadora se le prometió una gira por los países participantes, así como con un fideicomiso vitalicio, un rol estelar en una telenovela mexicana, una producción discográfica, una beca de estudio y un premio en efectivo. Sin embargo, nada de esto se cumplió. No pudo desarrollar su carrera porque había firmado con la disquera Sony Music BMG y temía una demanda, pero tampoco la empresa trabajó con ella ni le hizo ningún disco.

Otro jugoso contrato que tampoco se cumplió fue el que firmó la cantante dominicana Martha Heredia, ganadora de Latin American Idol. Ella misma confesó que no se le otorgó nada de lo prometido.

Luego de su salida del reality del 2009, ni ella ni ninguno de los cuatro finalistas encontraron apoyo de la disquera y tampoco se cumplieron los contratos con la compañía Sony Music. En su caso, se haría una producción discográfica completa que sería distribuida por su sucursal en México.

En 2014 Amanda Mena se convirtió en la ganadora de la segunda edición de La Voz Kids. gracias a su extraordinaria voz y talento. Con el triunfo, la niña, que en ese entonces tenía 11 años, ganó un contrato discográfico con Universal Music Latin Group; un premio en efectivo de US$50,000 de AT&T para apoyarla en su educación; además de $10,000 en efectivo de Chrysler Corporation. Sin embargo, su carrera no despegó del todo.

Según las declaraciones de los ganadores de la primera y segunda temporada de este reality show, el contrato con ellos se extiende por un año, pero no pueden cantar ni presentarse en eventos públicos que no sean aprobados por la producción mientras dure el convenio.

Las compañías se cuidan al redactar los contratos, y en todos existe una cláusula que les permite desvincularse del concursante si así lo creen necesario.

 

Compartir
Artículo anteriorGanadería sostiene encuentro con productores en Maimón
Artículo siguienteBiblioteca Nacional anuncia ganadores del Primer Concurso de Décimas Espinelas
Cecilia Altagracia González Santana(Cecilia González), nació en Santo Domingo, periodista egresada de la Universidad Autónoma de Santo Domingo(Uasd), estudió locución en el año 2010, en la Escuela de Locución y Comunicación General, actualmente se desempeña como sub encargada en el departamento del Archivo Central de la Caasd y forma parte del equipo que dirige el portal SCKDIGITAL.COM .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

12 − 11 =