Por. Juan Taveras Hernández.- Luís Abinader le pidió al pueblo dominicano que apostara al cambio. Su oferta caló en la conciencia nacional, a tal punto que lo eligió presidente y le otorgó la mayoría relativa en el Congreso para que pudiera darle un marco jurídico que lo legitimara.

Aun escucho la voz de mi querida y admirada Cecilia García cantando “el cambio va”. La diferencia entre los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (Leonel-Danilo) y el que hoy encabeza Abinader, del Partido Revolucionario Moderno, es abismal, del cielo a la tierra, hasta este momento: más transparencia, tolerancia cero con la corrupción, procuradora general sin vínculos partidarios, manejo adecuado de los recursos públicos, etc.

Tenemos -hay que decirlo- un gobierno decente, un presidente que se ocupa de los problemas nacionales, que da la cara, que trabaja 16 horas al día para adecentar y modernizar el Estado para que deje de ser una piñata cada cuatro años, que se muestra diáfano, humano y cercano. Todo eso es verdad.

Ahora bien, yo aspiraba o aspiro a un cambio más profundo, que toque las raíces del modelo que tenemos, patriarcal, patrimonial, clientelar, muy atrasado.

Dentro de un marco actualr resulta imposible producir los cambios sin un acuerdo nacional de los sectores políticos, económicos y sociales, como el pacto de la Moncloa en España tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Recuerdo que siendo Jesús -Chu- Vásquez presidente del Senado trajo al país al exjefe de gobierno español y otrora líder del Partido Socialista Obrero Español, Felipe González a una conferencia magistral, y sugirió un acuerdo de cinco o seis puntos que serían intocables no importa que partido o que presidente gobernara la nación.

Educación, salud, energía, seguridad ciudadana, justicia, etc. Nadie le hizo caso. El PLD aprobó un supuesto plan nacional de desarrollo unilateral que aun ronda en las mentes de algunos.

Un pacto fiscal, por la educación, por la salud, etc., sin modificar la estructura del Estado, concebido para el saqueo, el contrabando, la evasión de impuestos y la corrupción, nunca será una realidad. La profilaxis tiene que ser profunda; nada de parches.

El cambio del PRM debe ser verdadero, tocar el fondo, derribar la columna vertebral de este sistema malvado y corrupto que sirve a las élites económicas, políticas y religiosas, no al pueblo que padece marginalidad y miseria, viendo la gran concentración de las riquezas en pocas manos.

Como no hay revolución, que es donde se producen las transformaciones radicales, sustituyendo un sistema por otro o un régimen por otro; como no se trata de eso, lo sensato entonces es hacer lo posible, no cambiar para que todo siga igual, sino cambiar para que todo cambie para la gente, para las mayorías.

Por. Juan Taveras Hernández

Compartir
Artículo anteriorEnero fue el más mortífero para EEUU por el coronavirus
Artículo siguienteLas trampas que acechan al PRM
Jenchy Suero Jesús Antonio Suero Castillo (Jenchy Suero), nació en San Juan de la Maguana, catedrático universitario, comunicador, economista y abogado. Ha dirigido diversas entidades profesionales y organizativas de la sociedad, etc. Jenchy Suero, conduce y produce el programa televisivo: “Primera Hora” y conduce “Panorama Social, ambos cada día de lunes a viernes en la televisión de Santo Domingo República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

doce − tres =