Avanzamos en el adecentamiento de toda la estructura del Estado.- Para arreglar a la Policía, es necesario desintegrarla y empezar a reclutar jóvenes sanos y preparados”, me expresó el general Ramiro Matos González en conversación sostenida en el Palacio Nacional a principios del 1986, cuando me desempeñaba como asistente del entonces secretario de Deportes, doctor Luis Scheker Ortiz.

El veterano militar había pasado por la jefatura de la entidad policial en el 1985 y me relató que al llegar a su oficina un coronel, asistente del despacho, le presentó un maletín lleno de dinero con el alegato de que era una contribución acostumbrada de los amigos de la institución.

Ordenó al subalterno devolver el dinero a sus emisores y procedió, de inmediato, a trasladarlo a otra dependencia.

Ese episodio vino a mi mente con la narración del mayor Raúl Alejandro Girón del caso Coral, cuando dijo que a los nuevos directores del Cestur se les recibía con obsequios de costosos vehículos o millones de pesos en efectivo.

Como podemos apreciar esta práctica es vieja y común en los organismos castrenses del país donde amparándose en el uso discrecional de las nóminas y fondos públicos destinados a la seguridad del Estado y del Presidente, se cometen todo tipo de acciones dolosas en provecho de clanes militares y policiales corruptos.

Ahora soplan nuevos vientos y para bien del país, avanzamos en el adecentamiento de toda la estructura del Estado, incluyendo los organismos armados, en base al trabajo serio y responsable de un Ministerio Público que goza de libertad de acción y el apoyo de un presidente que sintoniza con los sueños de redención de un pueblo cansado de la corrupción y digno de mejor suerte.

En organismos se cometen todo tipo de acciones dolosas en provecho de clanes militares y policiales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diecisiete + cinco =