Por: César F.Herrera.-

Es incorrecto llamar
a la Cámara de Diouta-
dos como tal, pues con
contadas excepciones,
ésta se ha constituido
en una”Cámara de Im-
putasos”.
Otra contradicción es llamar a los legisla-
dotes( senadores y Di-
putasos), que poseen
negocios de apuestas,
como” Banqueros”, lo
cual les otorga un esta-
tus más elevado,social-
mente hablando, cuando dicha actividad
no es otra cosa que un
vulgar juego de azar,
con visos de legalidad.
Una cosa es un rifero,
y otra es un Banquero.
El rifero promueve el
juego de azar y la de-
gradación humana.El
Banquero es aquel que
trabaja o tiene acciones en la banca,
regulada por las leyes
del país, atraves de la
Super Intendencia de
Bancos.
Según la Constitución
de la República Dominicana el papel de
un legislador es,precisa
mente,legislar en favor
del bienestar del país.
Promover el juego de
azar solo contribuye al
atraso de la sociedad,
cultural,social y econó-
micamente.
Es una enorme con–
tradiccion que un legis-
lador- que apenas asis-
te tres veces cada se–
mana al Congreso–, tenga tantos privilegios
económicos.
Un sueldo lujoso,dos
exoneraciones abiertas
para vehículos de mo–
tor, durante un período
de cuatro años.Y éstas
– muchasveces-, se prestan para lavar dinero de la corrupción
y el narcotráfico, al ser
traspasadas” al mejor
postor”.
Además cobran por cada sesión de la Cá–
mara, habiendo sido
electos para tales fines. ; así como por las sesiones en las co-
misiones especiales de
trabajo donde son se–
signados.
Disfrutan, además, de seguridad personal y familiar,armas de fue-
ho, chofer, seguro médi
co internacional perso-
nal y familiar,personal
de oficina en la capital y en sus provincias res-
pectivamente,combus-
tu le, placa oficial,pasa-
portes diplomáticos para ellos y sus familia
res directos.Y todos es-
tos irritantes privilegios
son pagados con dine-
ro de las Arcas Nacio–
nales.
Y como si fuera poco, después de tan solo un período de cua-
tro años en el Congre–
si,han legislado en su
favor, para ser pensio-
nados con un sueldo
lujoso de más del 50
por ciento de su suel-
do regular,lo cual es
un vulgar atraco al pue-
blo Dominicano.
Sin embargo, los maestros,médicos,poli-
vías,guardias, emplea–
dos públicos,etc,deben
trabajar hasta 35 años
para recibir una miseria
ble pensión, teniendo
que llegar– en muchos
casos–, a una huelga de hambre,y desnudarse en una plaza pública para lograrla.
Y ni qué decir de los
Senadores con su” Ba-
rrilito”, además de los
negocios y tráfico de un fluencias que hacen
— no todos–, a la hora de conocer los proyec-
tos de leyes que se pre-
sentan en la Cámara
Alta,y un largo etcétera

Una colaboración para
SCKDIGITAL.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

2 × 3 =