Por Juan Guiliani Cury. Las relaciones Dominico-haitianas han tenido durante muchas décadas periodo de altas y bajas presiones mati­zadas por conflictos intrafron­terizos en cuanto a los límites territoriales como el rompe­cabezas de la migración irre­gular que está en su clímax al lado este de la isla Hispanio­la.

Negociar con los haitianos se requiere de una paciencia parecida al personaje bíblico de Job, porque conocen darle largas al tiempo y no apresu­rarse con decisiones instinti­vas e improvisadas en la me­sa de las negociaciones. En ese aspecto, los negociado­res haitianos marcan distan­cia, son corteses, tácticos, pe­ro desconfiados, soliendo ir bien preparados al tratarse de negociaciones políticas como comerciales, sus lados fuer­tes.

Una máxima negocia­dora es ir a la ofensiva y no a la defensiva. No suelen asistir acompañados de mucha gen­te al tablero negociador, don­de el carácter cuantitativo no es su denominador. La famosa reunión del 1936 de 1 contra 7 es un ejemplo. Los haitianos manejan sutiles tácticas dilato­rias, que son armas eficaces de obtención de objetivos. Para negociar con herramientas de previsibilidad hay que contar con amigos personales y con­tactos estratégicos en Puerto Príncipe. “La negociación es lo que usted obtiene, no lo que se quiere.”

La impredecibilidad, la usan a menudo para lograr sus propósitos. Recientes di­ferendos limítrofes son espe­jos de otros ejemplos. Un caso internacional de negociación como lección de aprendiza­je fue la que desarrolló Henry Kissinger, exsecretario de Esta­do norteamericano, a raíz de las espinosas negociaciones con el régimen racista de Ian Smith de la antigua Rhodesia (hoy Zimbabwe) utilizó múl­tiples y audaces variables co­mo la irónica alianza con Pre­toria para poner fin al poder de minoría blanca en esa nación africana. Con Haití, se tornan casos complejos, complicados y delicados por nuestro com­partimiento geográfico, dife­rencias culturales, sensibilidad y relativo prejuicio de la clase política de ambos lados.

To­da intención negociadora re­quiere principios de buena fe y respeto de mutua conviven­cia. Objetivos claros, sin debili­dades concesionales ni prejui­cios personales, son opciones de una negociación ganar-ga­nar, no perdiendo la visión del buen vecino, pero siempre de­fendiendo la soberanía y el te­rritorio.

Compartir
Artículo anteriorPreparémonos para lo peor
Artículo siguienteInterrogan 30 militares por corte cables AILA
Jenchy Suero Jesús Antonio Suero Castillo (Jenchy Suero), nació en San Juan de la Maguana, catedrático universitario, comunicador, economista y abogado. Ha dirigido diversas entidades profesionales y organizativas de la sociedad, etc. Jenchy Suero, conduce y produce el programa televisivo: “Primera Hora” y conduce “Panorama Social, ambos cada día de lunes a viernes en la televisión de Santo Domingo República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

uno × tres =