El Banco Central de República Dominicana estima que el nivel de deuda pública podría cerrar este año en alrededor de 68.1 % del Producto Interno Bruto (PIB).

“En la actualidad, la crisis del COVID-19 ha resultado en una caída de la actividad económica —estimada con el IMAE enero-octubre en -7.7% interanual— que, junto a las medidas fiscales implementadas para apoyar a las empresas, a los hogares, y a los trabajadores, han implicado adiciones presupuestarias que podrían colocar el nivel de deuda dominicana alrededor de 68.1% del PIB a final de 2020”, indicó el emisor en un documento llamado “Pandemia, reactivación económica y sostenibilidad de la deuda” publicado este jueves.

Al cierre del año pasado el nivel de la deuda pública consolidada era de 50.5 % del PIB, de acuerdo a los datos oficiales.

Pese al aumento, el Banco Central destacó que las tres principales agencias calificadoras mundiales —Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s— han mantenido sin cambios la calificación crediticia de la deuda soberana dominicana. “La decisión de estas agencias no es fortuita y está basada en la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos de la economía dominicana”, aseguró el emisor.

En septiembre pasado el nivel de la deuda pública consolidada —que incluye los compromisos del gobierno central y del Banco Central— equivalía a 66 % del PIB, tras situarse en 51,945.3 millones de dólares, su nivel más elevado en casi tres décadas. Con el monto ya mostraba el impacto de la pandemia sobre los niveles de endeudamiento.

Las agencias calificadoras de riesgo, considera el emisor en el documento, coinciden en que “el principal desafío económico dominicano es la aprobación de una reforma fiscal, lo cual redundaría favorablemente en la calificación crediticia y en garantizar la sostenibilidad del endeudamiento”.

El déficit ha sido un tema recurrente en la economía local, algo que sería agravado por la crisis generada por la pandemia. El Banco Central señaló que el déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) este año se ubicaría por encima de 9% del PIB y que se trata de una respuesta natural al aumento del endeudamiento que están siguiendo todas las economías del mundo para mitigar el impacto del COVID-19 en las cuentas fiscales.

El déficit fiscal, dijo el banco, motorizaría un acuerdo fiscal que permita una reducción de la brecha. “Este pacto, que requerirá el sacrificio de todos los actores en la sociedad —ciudadanos, empresas, y gobierno— deberá considerar el balance entre retornar gradualmente hacia una senda de sostenibilidad fiscal e impulsar la recuperación de la actual crisis económica y sanitaria”, señala el Banco Central en el documento.

La solución al problema del endeudamiento actual es a largo plazo. El emisor considera que para estabilizar la relación entre la deuda y el PIB en torno a un nivel de 50 %, similar al registrado antes de la pandemia, el balance primario —la diferencia entre los ingresos y los gastos antes de pagar deudas— debería ser de 2.4 % durante 25 años.

Hay otras opciones menos intensas que serían para lograr un nivel de deuda de 60 % del PIB que, si bien no sería un nivel previo a la crisis del COVID-19, se considera una trayectoria a la baja en el largo plazo, a través de un registro de balance primario que ronde entre 2 y 2.3 % del PIB. Entre tanto, una estabilización del nivel de deuda alrededor del 70 % del PIB significaría un nivel de balance primario consolidado de 1.8 % del PIB en el largo plazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

1 × 3 =