LA NBA se prepara para reanudar la temporada 2019-20 la próxima semana, y lo hará dentro de un mundo radicalmente distinto al que teníamos cuando interrumpió su actividad el pasado 11 de marzo. Los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery provocaron protestas y demostraciones de repudio en todo Estados Unidos, poniendo nuevamente sobre el tapete los problemas causados por la desigualdad e injusticia racial.

La NBA y la Asociación Nacional de Jugadores de Básquetbol (NBPA, por sus siglas en inglés), sindicato que congrega a los deportistas de la liga, han impuesto para el reinicio de la temporada el objetivo de combatir contra el racismo sistémico y promover la justicia social, incluyendo pintar sobre la cancha la frase “Black Lives Matter” y plasmar distintos mensajes relativos a la justicia social sobre las camisetas de los jugadores.

Si bien la lucha es más visible hoy en día, la presente generación de jugadores de NBA y WNBA ha dado un paso al frente y alzado su voz durante varios años, al verse directa e indirectamente afectados por estos temas.

No todas las luchas se han desarrollado en público. No todas las acciones han generado movimientos. Pero todas han causado impacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

uno + diecinueve =