Santo Domingo, RD.- La primera semana de la temporada terminó con dolor de cabeza para la Liga Dominicana de Béisbol Profesional y se agudizó el domingo cuando tuvo que mantener a los Tigres del Licey suspendido y día a día por otros casos positivos del coronavirus.

La lluvia por un lado y la pandemia por otro mantenían tensa a la Liga, que anoche alrededor de las 8:45 p.m. reprogramó la jornada del lunes. Hoy jugarán Leones y Toros en La Romana (7:00 p.m.), juego que debió ser en la capital y adelantó Estrellas y Águilas en Santiago, que estaba para el 2 de diciembre.

Debido a los primeros casos positivos, los Leones del Escogido encendieron las alarmas inmediatamente, “Nosotros apretamos el protocolo. Todos los jugadores de posición que están en el roster y que accionaron contra Licey y Gigantes están en una categoría que se llama contacto cercano y van a tener que usar mascarilla obligatoria en todo momento, incluso en el hotel”, dijo el gerente general del conjunto rojo, José Gómez.

Eso convenció poco al refuerzo e inicialista de su equipo, Nate Lowe. El boletín informativo de los Leones, este domingo, informó que el estadounidense “decidió hoy -el domingo- abandonar el equipo por razones personales. El jugador no se siente a salvo con los casos de COVID-19 reportados en el resto de la liga y prefiere prepararse para la próxima temporada de las Grandes Ligas”.

Cuando esa información se produjo Lowe desconocía los datos suministrados de manera conjunta por la Liga y por el Ministerio de Salud Pública tras una reunión, con los cuales ratifican que “la suspensión de la participación de los Tigres del Licey –en el campeonato- se mantendrá día a día debido al hallazgo de otros casos positivos de COVID-19 dentro de esa organización”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

8 + uno =